Vox se ha pasado de frenada con los insultos hacia la Ministra de Igualdad, Irene Montero Gil

La licenciada psicóloga con inicio doctoral y Ministra de Igualdad, Irene Montero Gil, ocupa su cargo porque es una persona competente, comprometida, formada, trabajadora y una luchadora incansable contra el machismo. Esta señora licenciada debería ser la candidata al gobierno de España por la formación morada.

Es totalmente inaceptable e inadmisible lo que está sucediendo en el Congreso de los Diputados en España. Los ataques machistas contra la Ministra de Igualdad, Irene Montero Gil, que se vienen repitiendo semana tras semana en cada sesión en el parlamento español ha sobrepasado todos los límites. Esta cacería que la extrema derecha ejerce sobre la Ministra ha llegado a lo más bajo que puede llegar un partido político. El insulto, la descalificación, el clasismo, la mentira, la difamación y la manipulación. Es lo más asqueroso que puede tener una persona y más aún, si es un representante de una parte de los ciudadanos de este país.

La política de fango que utiliza los representantes de Vox en el parlamento es demasiado fuerte y no se puede seguir permitiendo. Cualquier rival político puede elevar sus críticas al gobierno, incluso, pedir la dimisión si así lo considera de algún miembro del ejecutivo, lo que es completamente valido y está dentro del juego político de los partidos de arco parlamentario español, lo que ya traspasa cualquier línea roja es el nivel de descalificaciones personales que está recibiendo la Ministra, Irene Montero, pero es que además desde que la Ministra llegó al cargo ha recibido innumerables insultos, tales como: «Ministra inmadura e infantil, débil, víctima, la inútil, ministra por ser mujer de un vicepresidente, en serio no hay mujer más humillada en la política española que ella, en realidad se siente muy inferior a los hombres y llena de complejos», se trata de insultos que van todos en la misma dirección, originados por los ultras del PP y la extrema derecha (Vox) y que en ningún caso hacen referencia a su gestión de su ministerio. Son insultos claramente referidos a la condición de mujer joven que ha tocado poder. En este segundo párrafo del texto he escogido algunas palabras de tantas que ha utilizado el fascismo contra Irene Montero y que, Sandra Sabatés, hace referencia en su defensa. Una persecución feroz machista de aquellos fascistas y ultras que quieren una España medieval en blanco y negro, para terminar con el feminismo para que prevalezca el machismo.

Todos estos ataques machistas no pueden quedar impunes porque deterioran la democracia y erosionan un clima de tensión antidemocrático en la ciudadanía española. El último ataque machista de la diputada de Vox Carla Toscano contra Irene Montero ha llegado muy lejos. El Congreso debe tomar cartas en el asunto viendo la pasividad de la presidenta de Congreso, Meritxell Batet Lamaña, una respuesta clara, precisa, fuerte y contundente, frente a este tipo de prácticas ilegítimas y antidemocráticas. Es urgente y necesario que se prepare un escrito para que lo remitan a la Mesa para frenar o censurar estos actos viles y despreciables protagonizados ayer en el Congreso por la ultraderecha y evitar que vuelva a producirse.

Utilizar la mentira aún sabiendo que es mentira es de gente ruin, malvada, despreciable y canalla. La señora Irene Montero no está en el gobierno por ser la pareja de Pablo Iglesias, está por ser una persona competente, inteligente, preparada y sobre todo, por estar comprometida con los ciudadanos que le votaron y con los que no también. La Ministra de Igualdad es muchísimo más formada y preparada que cualquier parlamentario de Vox, C’s y PP. Es licenciada en psicología por la Universidad Autónoma de Madrid, carrera que estudió con ayudas al estudio por aprovechamiento excelente y que terminó con una calificación de 9,09.

Máster en Psicología de la Educación por la Universidad Autónoma de Madrid, donde obtuvo 9 matrículas de honor y la calificación de 9,5 en la tesis de máster. En su época universitaria participó en el movimiento estudiantil y fue una de las portavoces madrileñas de la Plataforma de Afectados por la Hipotec.

La Ministra de Igualdad del gobierno de España esta super preparada para ser elegida sin ninguna duda la candidata al gobierno de España por la formación morada. Sólo tenemos que mirar su extraordinario currículum para observar su gran capacidad y compromiso con los ciudadanos y ciudadanas de este país. En noviembre de 2014 se incorporó a la ejecutiva de Podemos como Secretaria de Movimientos Sociales.

En 2015 es elegida Diputada por la circunscripción electoral de Madrid en el Congreso de los Diputados, volviendo a ser elegida en las elecciones de 2016 y 2019.

En febrero de 2017 fue nombrada Portavoz del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem-En Marea y por último Nombrada Ministra de Igualdad por Real Decreto 8/2020, de 12 de enero (BOE 13/01/2020).

Inició su investigación doctoral en inclusión educativa, bajo el programa de Formación del Profesorado Universitario (FPU).

Cada vez toma más fuerza esta dinámica del insulto por parte de la extrema derecha (Vox) de este país. Esta gente está recibiendo una remuneración como políticos que la pagamos todos los españoles, lo que no puede ser posible es que en vez de trabajar como todos los grupos políticos, fomenten el caos en la casa del pueblo, «el parlamento español» y en los espacios mediáticos de este país siembren el terror con el insulto y la mentira, para producir incertidumbre parlamentaria para confundir y manipular la verdad de los oradores de otros partidos políticos, para esconder intereses particulares, en actos verbales violentos que se llevan a cabo justo previo a las elecciones. Esta violencia política no puede ser un medio común usado por los políticos. No todo vale en política y más aún cuando se discrimina, se insulta o se difama. No se puede permitir que está gente agreda impunemente a todo aquél que piense diferente para lograr objetivos políticos, ésto es, inadmisible e inaceptable, que el poder legislativo no haga absolutamente nada para corregirlo desde hace tiempo.

La Mesa del Congreso urgentemente debe abordar con el reglamento en mano un análisis profundo sobre el insulto en el discurso parlamentario. Desde el punto de vista de su formulación lingüística los grupos políticos deben someterse al compromiso del respeto obligado. En definitiva sería poner por encima el respeto como objetivo fundamental y proponer una definición precisa de este acto de habla que permita diferenciarlo de otros. Esa diferencia con respecto al respeto debería ser reprobado con un articulado del reglamento del Congreso.

Ya no son insultos indirectos los que utiliza Vox. Han llegado tan lejos que los insultos son directos y cargados de odio personal dirigido a la persona que odian. Hoy ya podemos diferenciar claramente entre insultos directos e indirectos, y como se identifican. Esa verbalización política convertida en violencia política con material de odio empírico, se han vuelto cada día más frecuentes en las sesiones del Congreso de los Diputados español que destacan por la confrontación y agresividad verbal.

Esa expresión o acción que está utilizando Vox en el parlamento español lesiona la dignidad de la persona insultada, la fama, integridad o propia estimación de la persona afectada por esta agresividad verbal, éstos insultos puede tener estas consecuencias: Injurias leves: de 3 a 7 meses de multa. Si esta situación se está presentando repetidas veces al tiempo que se publicita, la mayoría del Congreso de los Diputados debe tomar cartas en el asunto para finiquitar radicalmente esta agresividad en la casa del pueblo español.

spot_imgspot_img

Subscribe

Related articles

spot_imgspot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí