El gobierno socialdemócrata en complicidad con Facebook España recorta la libertad de expresión e información

La Ley Mordaza es una prueba de ello.

Facebook es una plataforma que engaña a los usuarios constantemente, según el mandato del gobierno de turno del país que se lo ordena. Esta plataforma utiliza el bloqueo a las cuentas de los usuarios justificando que es para protegerla de posibles contradictores, lo que resulta completamente extraño. Se presenta como un servidor de ayuda para solucionar el bloqueo por medio de códigos que envía por SMS a tu teléfono de contacto, que tienes registrado en tu cuenta o a tu correo electrónico y los códigos no llegan. Deberíamos los afectados por este engaño abrir un frente judicial contra este abuso de poder, que vulnera sin ninguna duda la libertad de expresión e información y de opinión a los usuarios de esta plataforma.

No es el único abuso que este gigante tecnológico comete contra sus usuarios es uno de los muchos atropellos y vulneraciones que ocasiona intencionadamente. Una vez más Facebook ha sufrido un golpe en Europa: los jueces en Bélgica han dictaminado que la empresa viola las leyes de privacidad de los usuarios mediante el uso de tecnología como las conocidas cookies y otros complementos sociales que tienen la función de rastrear a los usuarios de Internet en la plataforma. Aún así siguen haciéndolo como que poco les interesa los clientes, que al final son los que sostienen esta plataforma. Esto sucedió con anterioridad a través de un tribunal de Berlín que aseguraba que el consentimiento de los perfiles de Facebook es “parcial e insuficiente”.

Otra denuncia a Facebook, al menos, es la intención de Reporteros sin Fronteras que, interpuso una demanda ante el Fiscal de la República en París contra el gigante tecnológico por «prácticas comerciales engañosas» al incumplir sus condiciones de uso y permitir «la proliferación masiva de información falsa y discursos de odio» a «escala planetaria». Aquí es donde nosotros también nos podemos pronunciar por permitir la ilegalidad y recortar la legalidad, es decir, permiten la porquería y recortan la libertad de expresión y de opinión, dentro de los límites de lo permitido como derechos fundamentales por la constitución española, por eso, respaldamos lo que se detalla en el escrito que de esa organización que ha presentado ante la Justicia francesa al considerar que este país tiene una legislación para los consumidores «especialmente adecuada» aunque no descarta replicar el movimiento en otros países. «Dado que las condiciones del servicio de Facebook son las mismas en todo el planeta, un fallo judicial en Francia sobre su naturaleza engañosa podría tener un impacto global», afirman desde Reporteros sin Fronteras.

Todos sabemos que esta demanda contra Facebook, presentada por Reporteros sin Fronteras, se fundamenta en informes jurídicos y en testimonios de ex-empleados de la empresa y apunta hacia la tecnológica como «conscientemente culpable» de «prácticas de marketing engañosas» al «comprometerse a garantizar un entorno seguro para sus usuarios sin informarles de la floreciente presencia del odio y la censura de los pacíficos» en la red social. «La empresa Facebook no puede ignorar que los comentarios de odio están presentes en su red social y no los elimina, contrariamente a lo que se indica en sus Términos de Servicio», argumenta el escrito.

Este gigante tecnológico es la mayor red social del mundo que según ellos defiende la libertad de explotar su modelo de negocio con las mínimas restricciones. Lo que consideramos que no es verdad, porque funciona según las ordenanzas de los gobiernos de turno dentro de cada país. Facebook España está castigando constantemente la libertad de expresión e información y de opinión, en España, prueba de ello es el continuo bloqueo de las páginas anexas a la web de canaldirtenefe.es, que se ven frecuentemente afectadas por estas violaciones a los derechos fundamentales recogidos en la constitución española.

Ya no tenemos ninguna duda que el responsable de esta anomalía democrática es Pedro Sánchez Castejón, presidente del gobierno de España y secretario general del PSOE, un partido político socialdemócrata que de demócrata no tiene absolutamente nada, porque este gobierno no acepta la crítica constructiva, el rigor, la verdad, la independencia y la imparcialidad, porque estas páginas anexas al canaldirtenefe.es es un medio crítico con la extrema derecha, la ultraderecha y con aquellos partidos políticos que no respetan la constitución y la democracia de este país. Somos muy tolerantes y serios con aquellos partidos políticos respetuosos con la constitución y con la democracia como lo es Unidas Podemos. Ésto no significa que no se critique a la formación morada o que nosotros o nuestro equipo apoye directamente a Podemos. No se equivoquen porque nosotros somos independientes con una ideología que es la de informar a los ciudadanos y de mantener el rigor y la veracidad de acuerdo al orden normativo deontológico y de la ética a la hora de informar. Ésto no quiere decir que nuestro equipo en su privacidad no tenga su ideología política establecida, claro que la tiene, pero desde luego que de derecha no.

Desde canaldirtenefe.es volvemos a insistir de la «anomalía democrática» que hay en España, porque país que vulnere la libertad de expresión e información y de opinión tiene un grave problema democrático. Ésto no es normal, aunque para pocos es la normalidad. Nosotros seguimos defendiendo en las redes sociales con imágenes que aluden a la marcha a Emiratos Árabes del rey Juan Carlos, la condena al rapero Pablo Hasél o el bloqueo del Poder Judicial, entre otras. Igualmente, insistimos en que este gobierno dizque llamado socialista tiene amarrada todavía la Ley Mordaza, algo que supone una inversión del orden constitucional, al situar como principal objetivo de las funciones de la policía la seguridad ciudadana y no el libre ejercicio de los derechos fundamentales (artículo 104 CE). En un Estado democrático no pueden mantenerse mecanismos que facilitan la impunidad policial en caso de abuso y cuya mera existencia sirve para desalentar a la ciudadanía de utilizar sus derechos, algo que consideramos que es una verdadera anomalía democrática. Todo lo que recorte derechos a los ciudadanos en cualquier cualquier cobertura democrática llámese como se llame, mírese por donde se mire, es una anomalía democrática.

spot_imgspot_img

Subscribe

Related articles

spot_imgspot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí